Teoría y práctica

En permacultura hemos de tener bien claro la escasa utilidad que la tierra tiene y sabemos que conviene, primero no removerla ni lo más mínimo y, luego sepultarla bajo una capa lo más espesa posible de paja, u otra materia orgánica adecuada..., para que se forme lo más rápidamente posible el suelo orgánico superficial y nos olvidemos hasta del color que la tierra tenía en ese sitio. En el suelo orgánico superficial encuentra refugio ideal la multitud de pequeños depredadores que se hubiesen comido casi todos los escarabajos en fase juvenil, cosa que evidentemente no ha ocurrido. Reconstruir el suelo orgánico superficial es tarea prioritaria en toda intervención de permacultura intensiva y mientras éste se va configurando, conviene poner montones de piedras y leña, y algún barreño grande con agua y peces pequeños, para que la fauna controladora más grande se instale ya desde el principio, pero sin olvidar que la más eficaz es la más pequeña y que ésta está indisolublemente unida al suelo orgánico.
Foto: escarabajo de la patata o dorífora (Leptinotarsa decemlineata)

Comentarios

28.10 | 23:39

Me ha encantado , ya hablaremos cuando tengas tiempo

06.09 | 00:08

matrix agroganadero, jajaja, toda la razóm. La natura siempre se organizó a si misma para todo lo que cayera al suelo se aprovechara.

01.08 | 10:49

Hola Carmen soy Antonia, quisiera me metas en el grupo de whatsapp con el 699769996 el frances lo he dado de baja.
Muchad Gracias.

12.10 | 07:31

Increíblemente interesante, voy a estudiarlo en detalle. Gracias.